Mujeres de Ñeembucú se sumaron al paro

0
149

Por Clide Martínez, Corresponsal de ABCcolor

PILAR. Mujeres de Ñeembucú se sumaron al paro por el Día Internacional de la Mujer. Durante el acto realizado frente al museo del Cabildo las oradoras exigieron justicia para víctimas de feminicidios y de violencia de todo tipo.

las-mujeres-se-reunieron-frente-al-museo-el-cabildo-de-pilar-_970_513_1467344

Igualmente solicitaron paridad en lo laboral, social y político. Dieron a conocer un pronunciamiento donde detallaron sus inquietudes y previamente realizaron una caminata por las calles de Pilar.

La Licenciada Romina Ríos, secretaria de la mujer de la Gobernación, exigió justicia para Noelia Isolini y Graciela Martínez, víctimas de feminicidio en Ñeembucú. Estos crímenes que datan de años atrás, siguen impunes, ya que los asesinos hasta el momento no han sido capturados. Igualmente solicitó un minuto de silencio por las 14 mujeres asesinadas por sus parejas en lo que va del año en nuestro país.

Marita Campias, concejal municipal del PLRA, señaló que nadie tiene derecho a tocar a nuestras hijas y mucho menos violarlas. Lamentó que la violencia se haya instalado en los hogares porque se perdieron los valores familiares. En otro momento, expresó que las damas no merecen ser humilladas, negándole un día de permiso cuando sus hijos están enfermos. Instó a luchar unidas para el respeto de los derechos de las congéneres.

La Decana de la Facultad de Humanidades de la UNP, Cecilia Aguilera, dijo que las mujeres deben aprender a dar seguridad a los hijos, para que mañana sean protagonistas en el rechazo a la violencia. Recordó a la compañera de trabajo, Graciela Martínez, asesinada de 14 puñaladas por su pareja, quien hasta hoy sigue prófugo. Resaltó que las estadísticas reflejan que casi todas las mujeres ultimadas son menores de 40 años.

Por otra parte, instó a no permitir que se prohíba el amamantamiento en lugares públicos. Lamentó que muchas mujeres que han sufrido enfermedades oncológicas fueran despedidas de su trabajo porque ya no pueden producir, o deben someterse a tratamientos largos. “Luchemos todas juntas por nuestros derechos, que es el único camino que nos puede llevar al éxito”, enfatizó Aguilera.

En tanto que, la profesora Norma Aquino de la Unión de Organizaciones Ciudadanas del Ñeembucú (UOCÑ) abogó por la protección de los humedales, que son fuente de vida para las familias campesinas. Lamentó que mujeres del área rural sean corridas de sus hogares por la fumigación con agrotóxicos.

Llamó la atención a las autoridades sobre el papel actual de los policías, que en vez de resguardar la vida de los ciudadanos, actualmente se convierten en los mayores agresores de sus familias, segando la vida de sus esposas y compañeras.